lunes, 26 de mayo de 2008

Una entrada AZUL! No me arrepiento de este amor!


No sé si las entradas tengan color, supongo que esta es una más de las pinchemil cosas que no se. Por fin desde 1999 la poderosa máquina cementera vuelve a la final del campeonato nacional, como dice mi perfil “Cruzazulino hasta la puta madre” y es de verdad porque además de mi pasión azul mi madre también es azul, asumo que por mí. Tendría como 7 u ocho años cuando la sangre se me tiño de AZUL, una tarde que vi un remate a gol del “Wendy” Mendizábal… también recuerdo que mi abuelo admiraba la agilidad del superman Marin… específicamente estos dos eventos fueron los primordiales para que naciera en mi la afición por la maquina de la cruz azul, me da orgullo haberla mantenido desde esa edad y digo esto por que solo me tocaron viejas glorias, los títulos de setentas, aquel tricampeonato… pero llego 1997, por fin la octava estrella, curiosamente mi recuerdo de ese campeonato no es el de Hermosillo sangrante cobrando el penal de la victoria, mi recuerdo es el de Adomaitis metiendo fuerte la pierna y luchando por cada balón como si en ello le fuera la vida… luego la derrota con el Pachuca en 1999, de verdad no lo podía creer… luego 2001, el equipo mexicano que mejor papel ha hecho en una copa libertadores, que gran año, que serie contra el river, como vive dios!, la batalla epica con Boca que tuvo que decidirse en penales, después todos estos años de ver esperanzas desvanecerse en la fase de liguilla, pero este 2008 es AZUL!, ya estamos en la final, ni jaguares encabronados, ni gladiadores reprimidos pudieron detener la fuerza irresistible en que se ha convertido la poderosa máquina cementera, a probar a las guerreras de Torreón!, que sientan la cruz de su dolor! a por ellos!


Con mi corazón latiendo con emoción quiero decir gracias Billy Álvarez! Gracias Benjamín Galindo! Y gracias a Don Sergio Markarian, porque lo digo y lo sostengo, Markarian no es un técnico, es un estadista!

lunes, 19 de mayo de 2008

Poza Rica de Hidalgo Veracruz


http://es.wikipedia.org/wiki/Poza_Rica_de_Hidalgo

Si, así es, el lugar de nacimiento de Don Pisador es la ciudad de Poza Rica de Hidalgo Veracruz, allí viví hasta los 18 años, edad en la que fui arrojado violentamente a la ciudad de México, distrito federal, pero hoy no voy a platicar de tan fatídico hecho, más bien quiero recomendarles el gran tour, voy a hacer este ejercicio de memoria porque ya estoy harto de soñar con lo mismo, siempre la misma imagen donde me dirijo hacia ese lugar maravilloso que me vio nacer y donde viví una infancia maravillosa y una juventud más que plena, se que probablemente no pueda hacerle justicia a tan encantadora zona pero hare mi mejor esfuerzo, curiosamente mi sueño no empieza en el estado de Veracruz, me veo en el estado de Puebla, por la carretera vieja Tulancingo-Tuxpan, cerca de la presa de necaxa hay un restaurante encantador que se llama “La Cabaña” donde nadie se debe perder el queso crema que hacen ahí, hace un frio bien rico así como para ir con tu pompi y pasarla bien a toda madre, después de la comida ahora si nos vamos hacia Poza Rica, por si no pudiste pasar a “La Cabaña”, no pasa nada, ahora si hay que ponerse abusado y cuando pases por Xicotepec de Juarez, busca un hotelito que se llama “mi ranchito”, directo al restaurante y pedir tu buen café caliente con una memela marca lloraras, claro que si ya comiste pues nos seguimos hasta Poza Rica, en cuanto se acerquen geográficamente al estado de Veracruz y abandonen Puebla, sentiran las ganas locas de abandonar también la pesada ropa de frio propia para la sierra que no para el fértil valle que baña el rio cazones a plenitud, aquí es donde muchas veces la realidad mete su pincel gris y pando y puede que encuentren que mis recuerdos no son tan exactos… esto me sucedía cada vez que llevaba a alguien del DF a visitar mi terruño, pero bueno, eso solo es un momento, por que de inmediato la calidez de mis tías los compensaba claramente, en su caso y si van por su cuenta pues lo notaran con la gente con la que tengan trato, en Veracruz me cae que somos la desgraciada bendición de este mundo, todos nos caen bien, así sean los malditos chilangos más pesados que puedan existir y les caemos bien a todos así sean los malditos chilangos más pesados que puedan existir.
En mi sueño tomo como punto de operaciones Poza Rica por que allá viven mis tías y puedo quedarme en la casa, ¿Qué no?, recomiendo que ustedes si deciden ir hagan lo mismo, no busquen a mis tías, váyanse a un hotel, pinches gorrones!, bueno, llegamos temprano a Poza, ¿Qué haces ahí? Vámonos a la playa, podríamos ir a la barra de Tuxpan, que lugar tan bello, Tuxpan es conocido como el puerto de los bellos atardeceres, así que si vamos para allá, habrá que quedarse a ver el atardecer, con un timbakey en la plaza del centro, claro que vamos por partes, Tuxpan esta a 40 minutos más o menos de Poza Rica, así que vámonos ya, lo ideal es alquilar una palapa o al menos una sombrilla y llevar chela a la playa, un buen baño refresca el alma y la existencia, si por ahí pasan vendiendo algo que se conoce como “torta de vena” no la compren y menos la coman a menos que sean muy, pero muy, pero muy machos.
Ya es la hora de la comida y hace hambre, en chinga, pregunten donde está la laguna de Tamiahua, yo los llevaría pero en mi sueño ninguno de ustedes figura, así que me voy solo si no preguntan, a poco mas de media hora de Tuxpan esta Tamiahua, no, no, en cuanto entren al pueblo se van a venir en seco, este si es el típico pueblo de pescadores, imagínense que los restaurantes a la orilla de la laguna suelen ser las casas donde habita la gente que cocina y meserea, normalmente los dueños son lo que atienden, ahí si no hay que escoger, donde se metan van a comer poca madre y a un tercio de lo que costaría en el DF, aunque si hubiera un lugar donde hay un trió que les pueda cantar de sobremesa una canción de los dandys o de los panchos pues ya están hechos, después de la comida y de una larga conversación con la fémina que lleven, a menos que sea una zorra que solo hayan invitado por como se ve en traje de baño, podemos regresar a Tuxpan como les decía por un timbakey en la plaza del centro, todos se preguntaran ¿Qué mierdas es un timbakey? a mi mismo se me hace un poco difícil explicarlo, es como una bebida refrescante que tiene leche, plátano y creo que es fresa además algo de grosella, se que podría definirse como una malteada pero no lo es, es que el plátano no está licuado esta como machacado al fondo del vaso, es un timbakey, pues timbakey y atardecer y regreso a Poza Rica, es importante darse un baño para quitarse la sal del mar, ahora, al antro, o al rol como todavía dicen mis paisanos, al antro como en todas partes pues es nomas llegar al antro, al rol, es algo así como lo que hacen en la gran vía en Madrid, claro con su respectivas diferencias de idiosincrasia, en Poza Rica hay unos… bueno en realidad muchos lugares donde venden bebidas preparadas, desde la clásica michelada hasta un coctel Manhattan, entonces pasas por tu bebida, te lanzas a la avenida 20 de noviembre a dar tu “rol”, ves a la banda por la calle, ellos te ven, todos somos felices, vamos al antro un rato, si no te gusta te sales y te lanzas a algún otro, y así te llevas la noche.
Mi sueño ya hace algún tiempo que termino, no he querido extenderme demasiado por lo que solo hare un recuento de lugares que visitar si llegan a estar en Poza Rica y sus cercanías

Tecolutla.- hermosa playa, en el pueblo se pueden comprar recuerdos y se come muy rico, de regreso pueden pasar a Gutiérrez Zamora y preguntar por las tortas de cueritos.
Papantla.- todos deberían ver a los voladores de papantla en su tierra natal, de verdad que es otra experiencia, no olviden llevar de recuerdo figuritas de vainilla.
Tajin.- Las ruinas del Tajin se llamaban en mis tiempos creo que ahora es un centro arqueológico, no importa, no dejen de ir.
La Higuera.- restaurante enfrente de la carretera en la entrada al Tajin, por favor, por favor, vayan y pidan unas empipianadas por mi.
El Mante o el Nuevo Mante.- no me acuerdo ya como se llama, pero solo hay un café en Poza Rica que no tiene puertas, ¿Por qué? Pues porque nunca cierra, si está muy lleno vayan al capri, pidan café lechero, bísquets con mantequilla y torta de hamburguesa.
Antojitos.- de preferencia busquen a alguna señora que venda molotes en algún puesto callejero, si ya están allá busquen por el campo Ichante.
Pan Rico Pan.- pregunten por esta panadería, es de una familia colombiana avecindada en Poza Rica.
Me faltan tantos lugares, pero ya llevo dos cuartillas y no acabo lo dejare hasta aquí.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Mis principios de derecha y mis finales de pisador

Esto es cosa juzgada, a mi no me quedan claras muchas cosas, pero hay otras muchas cosas que tengo perfectamente claras tantas que a veces no veo mas allá de la idea que me hago con la información que tengo, siempre he sostenido que soy un hombre de derecha, en mis pensamientos y en mi manera de pensar, me gustan las cosas con orden, digo si hay que formarse pues me formo, si hay que cumplir con requisitos pues los cumplo, claro que cuando hay que madrear a alguien pues lo madreo, para mí no es tan complicado, y que conste que no estoy tratando de simplificar todo poniéndolo en blanco y negro, se que las cosas no son tan sencillas, pero así las veo, a mí, a mí que me llamen intolerante.

El por que de esta visión lo asocio con la educación que recibí de mis tías en Poza Rica de Hidalgo Veracruz, mi tías decían que debían cuidarnos mucho (a mi hermano y a mi) por que ellas no eran la madre que nos había parido luego entonces se sentían doblemente responsables por nosotros, ante los demás y sobre todo ante ellas mismas, por eso debíamos nosotros ayudarlas portándonos bien y andando siempre “derechitos” (mi hermano nunca hizo mucho caso de esto) pero yo sí, de verdad que sí, yo recuerdo muy bien y a cada rato esa última frase: “derechitos”
Y derechito anduve, a mis 14 años el día que no fue así, mi tía Leti, la que más quiero y la que más me quiere no tuvo el menor reparo en mandarme a trabajar al rancho con jornadas de 4 de la mañana a 6 de la tarde en la cosecha de la naranja durante todo un semestre, cuando regrese no solo quería seguir andando derechito, es mas quería saber cómo podía andar mas derechito… la vida en el rancho no es fácil, creo que acabo de tocar tema para otra entrada.

Cuando me fui a la universidad en la ciudad de México, acuñe esta frase de alguna lectura de aquel entonces obviamente “Pensé que temía al infierno hasta que viví en el DF”, y fue tan cierto en tantas maneras, a mi la ciudad capital me abrió un infinito de posibilidades, buenas y malas, y donde que las malas eran muchas más que las buenas, sin embargo fueran buenas o fueran malas, es mas fueran simples opciones, siempre en mi cabeza esa última frase de mi tía “derechito”, no se si caiga en la obviedad al ejemplificar pero ese “derechito” sonaba en mi cabeza tanto el día de un concierto de la CUCA donde estaban rolando un carrujo y un chango estaba vendiendo grapas de coca como quien vende collares o pulseras, o bien cuando leía todos esos libros maravillosos que me permitieron ampliar mi criterio o cuando algún rojillo unamita trato de catequizarme con ideas sesenteras, y aquí si simplifico;

¿“derechito”? ¿si? Venga
¿no? Pues a la chingada orale!


Ah! Pero siempre hay una excepción que confirma la regla, en mi caso, las mujeres, claro! ¿y que mas? ¿Qué no haría por unos ojos tristes? ¿a quién no madrearía por unas nalgas perfectas? ¿Qué ley no rompería por unas tetas de campeonato?, así es, es real, todo iba tan bien hasta que conocí los placeres que dan las viejas que como dice el son jarocho, “lo que hacen las malditas viejas no lo hacen las jóvenes”, ahí en ese momento me di cuenta que el son jarocho gobierna, ah! Chingao! Bueno también me di cuenta de eso, pero otra vez citando el son jarocho diré en ese momento de mi vida “que siendo yo carbonero una mujer me ha tiznado”, al principio pensé que mi viejo filtro o acondicionamiento como alguna vez me dijo algún amigo izquierdoso, aquel de “derechito” se contraponía a mis nuevas actividades sexuales y amorosas, sin embargo lejos de contraponerse se complementan, es decir, ahora lo que tengo son 2 filtros, el consabido “derechito” y todas las nuevas decisiones orientadas según la belleza o en limitados casos la inteligencia de la fémina, no lo veo tan complicado.

Pongamos los ejemplos de la toma del congreso y de los “turistas” mexicanos que visitaban a las FARC de Colombia en suelo ecuatoriano, se que ya hasta es noticia vieja pero es que me tarde haciendo esta entrada, pero regresando al punto, empecemos con la toma del congreso, ¿es “derechito”?, no, no lo es, la verdad es que con razones o sin ellas, nomas no va, así de simple, y háganle como quieran, ni aplicar el segundo filtro porque esas pinches diputadas perredistas no están mal feas… están bien feas!!!!
De los “turistas” mexicanos con las FARC, ¿Qué les digo? Me cae que a mi nomas mi familia jamás me hubiera dejado andar en ese desmadrito, ya mero llegaba con mi tía y le decía

TDP= tía de Don Pisador
DP= Don Pisador
DP: Tía, tía, ahorita vengo, voy con la guerrilla del Salvador (o de cualquier pinche país de esos revoltosos), a hacer un trabajo de la universidad
TDP: ¿Qué a dónde vas?, si, si vas a ir, pero a chingar a tu madre chamaco pendejo, ¿Qué no ves que esos putos maestros que tienes te están arrastrando en sus pendejadas? (esta última frase incluye coscorrón marca lloraras)
DP: pero es que van todos los del grupo
TDP: ¿y qué? Tu también de pendejo quieres ir a que te den de balazos, no, no, ni madre, no vas!
DP: es que si no voy me van a reprobar en la materia
TDP: pues ya yo voy a ir a hablar con ese puto maestro o bien con el pinche rector pero tú no vas a casa de la chingada a meterte a camisa de once varas.


Al fin del día, siempre es mejor pensarle un poco, ni todo lo que viene de la derecha puede ser tan malo ni todo lo que viene de ese gran desmadre que osan llamar izquierda en México puede ser tan bueno, por lo pronto acá su mero Pisador derechito, como toda la vida.

2017

Este año que empieza y como casi todos los años he decidido retomar esa extraña costumbre de escribir lo que de repente pasa por la cabe...