miércoles, 9 de agosto de 2006

Eli, Eli, ¿lama sabachtani?














Trabajadores del deposito de cadáveres del hospital de Sidón cubren el cuerpo de una niña muerta por un bombardeo de la aviación de Tel Aviv Foto Ap
No es de extrañar que el presidente de Irán niegue la existencia del holocausto, si los mimos judíos que lo sufrieron no lo recuerdan o mas bien optan por no recordarlo.

Guerra en tiempo real
Pero la cuñada de Al Rmeiti, una mujer delgada que usa un velo y un vestido amarillo y negro tiene una versión que coincide con las de otros dos sobrevivientes. Antes de que estallaran los misiles, dijo, un avión israelí sin piloto voló sobre el barrio de Shiyah; era una de esas naves de reconocimiento que envía imágenes en tiempo real a Tel Aviv.
Este Um Kamel, que es como los libaneses llaman a estos aparatos teledirigidos, chilló mientras hacía su recorrido y al mismo tiempo, sin advertencia alguna, alguien apareció en la calle Asaad al Assad conduciendo una motocicleta y disparó un rifle al aire, justo cuando pasaba enfrente de los departamentos habitados por la familia Rmeiti.
Luego el motociclista se fue, probablemente era sólo un idiota, más que un provocador en moto; algún muchacho que quería probar estúpidamente su hombría.
No se pueden destruir aviones sin piloto con un rifle, como bien sabe cualquier miembro de Hezbollah. Pero poco después los dos misiles llegaron e impactaron en los hogares de inocentes.
Quizá haya dos lecciones morales en esto, una obvia y la otra familiar. No le dispares a aeronaves de Tel Aviv. Además, no creas ni por un momento que los israelíes se abstendrán de disparar sus misiles contra tu casa cuando su juguetito mortal detecte a un hombre armado.

No hay comentarios:

2017

Este año que empieza y como casi todos los años he decidido retomar esa extraña costumbre de escribir lo que de repente pasa por la cabe...